4 reacciones al ver tu saldo a fin de mes

Ver el saldo bancario a fin de mes no es sencillo. Si te sientes identificado con alguna de estas reacciones, te invitamos a que te anotes al piloto de Ábaco.

1) Negación: ¡Prefiero no mirar!

La negación es una reacción frecuente de quienes no llevan un registro de sus cuentas y saben que siempre gastan un poco más de la cuenta. Si sos de esos, preferís ignorar el saldo bancario hasta que se vuelve imposible de ignorar porque ya no hay nada para gastar.  Entonces te prometés que es la última vez que te pasa, que vas a llevar la cuenta de los gastos, que vas a armar un presupuesto, que vas a ordenar las cuentas, que te vas a reformar. Pero empieza el mes y llevar las cuentas es un suplicio. Te armás un Excel complicadísimo pero nunca tenés tiempo de ingresar los gastos … y de nuevo se termina el mes ¡y no querés mirar ese saldo!

2) Enojo: ¡Esto es un error!

Mirás el saldo de la cuenta y seguro algo no está bien. Tiene que ser un error. ¡No se te puede haber ido tanta plata en un solo mes! Entonces empezás a hacer memoria, pero no te cierran las cuentas. Tratás de mirar los movimientos en el banco y no los encontrás. No sábés cómo mirar tu estado de cuenta. Cuando lo encontrás ves solo 10 movimientos y te falta medio mes… Descubrís cómo sacar un archivo Excel, pero no entendés nada de lo que dice. Y entonces te agotaste. ¡Ya fue!

3) Sorpresa: ¡Cómo!

¡No, ese no puede ser el saldo de tu cuenta! ¡No, no! ¡Imposible! La plata desapareció y no te diste cuenta. De pronto ya no está ahí. Sí, te acordás de algunos gastos… aquella salida, alguna compra. Pero no te acordás de cómo lo gastaste todo. ¡Imposible!  

4)   Angustia: ¡Me quiero morir!

Mirás el saldo de la cuenta bancaria y querés llorar. No pudiste ahorrar lo que te habías propuesto, no sabés cómo vas a pagar la tarjeta y ni mirás de comprar el sillón nuevo. Imposible pagar las cuotas ahora. Siempre te pasa lo mismo y no sabés cómo hacer.

Conclusión

Si estás es cualquiera de estos grupos tenemos la solución para vos. Ábaco es una aplicación que ordena tus finanzas personales para que no pierdas tiempo en eso, pero tampoco pierdas más dinero. Ábaco te ayuda de 3 formas:

1)   Se conecta a tu banco, toma todos tus movimientos bancarios para saber en qué estás gastando sin que tengas que ingresar los movimientos manualmente.
2)   Ábaco te permite conocer tus saldos y movimientos en distintas categorías al mismo tiempo.
3)   Ábaco ordena los movimientos en categorías para explicarte cómo estás gastando.

¡Anotate a nuestro piloto para probarlo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

-->